Departamento 20 - Consejos Consultivos

Portada del sitio > Encuentros Mundiales > Encuentro CCU 2006 > Declaración final

Declaración final

Viernes 15 de diciembre de 2006, por Plenario de los Consejos Consultivos 2006

El texto a continuación concluye el 1er encuentro de uruguayos en el exterior, que se desarrolló en Montevideo del 11 al 16 de diciembre de 2006.

Saludamos el esfuerzo del país al convocar a este 1er Encuentro de Consejos Consultivos y a la entusiasta ejecución de ese esfuerzo por parte de la Dirección General de Asuntos Consulares y Vinculación (Departamento 20).

Agradecemos la atención y amplitud con que el Parlamento, las Intendencias y las Empresas Públicas escucharon nuestras inquietudes y nos propusieron a su vez, ideas y proyectos que en múltiples aspectos fortalecen la vinculación.

También agradecemos a aquellos medios que se acercaron a nuestro Encuentro. Nos hubiera gustado que más medios masivos se hubieran volcado en su difusión.

Este Encuentro muestra, luego de 2 años de intensa movilización de los uruguayos en el exterior convocados por la propuesta de “una patria peregrina que sobre todo es patria”, el acierto en la creación y la proyección que tienen los consejos consultivos. Más de 500.000 uruguayos que por el mundo, comienzan a coordinar sus esfuerzos y ponen en común la experiencia de 30 años de trabajo en el exterior.

Notamos que nosotros, pero también los parlamentarios, las intendencias, las empresas públicas, los medios de comunicación, comienzan a vislumbrar un Uruguay de más de 4.000.000 de habitantes, tan extenso como geográficamente dispersos están ellos mismos.

Nos imponemos el objetivo de profundizar la democracia y que, en el transcurso de 2007, este Uruguay tenga un marco legal que extienda los derechos ciudadanos a todos los uruguayos, estén dónde estén: que más que peregrina, la patria sea patria, y por tanto, patriotas con los mismos derechos todos.

En cuanto a nuestros Consejos Consultivos, el nuevo marco legal deberá dar garantías de total participación y democracia a un marco común que respete las peculiaridades propias de nuestras sociedades de acogida: unidos en el concepto, diversos en su instrumentación.

Formulamos como demanda que a esta nueva patria ingresen con fuerza las nuevas tecnologías y el sentido común: que los actuales complejos, costosos y lentos trámites consulares, elementos que han sido en los últimos años factores de enfado para nuestros conciudadanos, pasen a ser fortalecimiento real de la nueva vinculación. Queremos una nueva estructura y una nueva función consular adecuada a las actuales necesidades.

Destacamos, entre esas necesidades la primera: hay compatriotas en varias partes del mundo que, por estar indocumentados, sufren en muchos casos violación de sus Derechos Humanos; esto lo vivimos en el exterior, pero nos afecta a todos.

Pero también queremos decir hoy, que venimos a aportar nuestra experiencia de trabajo, nuestros contactos institucionales, en fin, la inserción que hemos logrados en nuestras sociedades de acogida, para concretar proyectos de cooperación; para buscar nuevos canales para la inversión; para difundir y enriquecer nuestro patrimonio cultural.

En definitiva, venimos dispuestos a dar todo lo nuestro para ser uruguayos y para trabajar por este proyecto refundador de lo que es Uruguay, con todas nuestras fuerzas, en todas partes del mundo.

“En lo sucesivo sólo se vea entre nosotros una gran familia.”
José Gervasio Artigas