Departamento 20 - Consejos Consultivos

Portada del sitio > Consejos Consultivos > Consejo Consultivo de Quebec Canada > El domingo 24, el Parque Angrignon de Montreal se vistió de celeste!!!

Celebración del 25 de agosto

El domingo 24, el Parque Angrignon de Montreal se vistió de celeste!!!

Actividad por el Día de la Independencia del Uruguay

Jueves 28 de agosto de 2008, por LILIAN TORT secretaria CC de Quebec

Luego de tantos preparativos, tanta inquietud por la inestabilidad del tiempo, el domingo 24 de agosto amaneció lleno de luz y sol, el cielo de un límpido azul, una brisa suave y una temperatura agradable, fueron el escenario para celebrar la fiesta del Día de la Independencia del Uruguay.

El hermoso e inmenso parque Angrignon nos recibía con su variedad de verdes dándonos la bienvenida.

Desde tempranito, comenzamos a decorar el sector del parque próximo a la salida de la estación del Metro.

Decenas y decenas de globos celestes, blancos y amarillos marcaban el perímetro de “nuestro territorio uruguayo”, las banderas patrias fueron desplegadas al viento bordeando el parque, enredándose en los arboles, alegrando las mesas con sus mantelitos de colores similares.

Todos andábamos de acá para allá haciendo varias cosas a la vez, llenos de entusiasmo, de alegría, ayudándonos unos a otros llenos de una energía diferente, sintiéndonos “en casa”…en nuestra casa de “allá” la del sur…en nuestra tierra…

A las once de la mañana ya habíamos terminado con los preparativos y con alegría veíamos las filas de gente que llegaban y se iban instalando en las mesas, comenzaban a preparar el fuego, a aprontar el mate llenando de voces y risas el lugar.

Enseguida dio comienzo la música, nuestra música, tarareábamos acompañando los versos de “Chocolate”, “No te va a gustar” como de “El Sabalero” o Julio Sosa, tanto los niños y los jóvenes como los no tan jóvenes participaban de esos cantos.

Luego, cuando ya todo “nuestro territorio” estuvo cubierto de uruguayos y amigos latinoamericanos, canadienses, europeos y africanos, dio comienzo la parte protocolar de la jornada.

Con los primeros acordes del Himno Nacional ya nuestros ojos comenzaron nublarse, y esa nube, a medida que íbamos cantando, se transformo en un torrente de agua cuando finalmente dijimos “Sabremos cumplir”, y necesitamos algunos minutos para continuar con el programa.

Acto seguido la señora Canciller del Consulado General de Uruguay en Montreal leyó el saludo que enviara el Sr. Presidente de la República a los uruguayos de la Patria Peregrina, fue reconfortante escuchar ese mensaje, saber que somos tenidos en cuenta, como también lo ratificaron el Sr. Embajador de Uruguay en Canadá y la Sra. Cónsul General de Montreal. Para finalizar, nuestra Presidenta dio la bienvenida a todos los presentes dando por inaugurada la fiesta.

Inmediatamente los artistas uruguayos desenfundaron sus guitarras, aparecieron los tamboriles, comenzó el canto, muchos comenzaron a bailar, en varias mesas se escuchaban los gritos de “Truco”, “Quiero”, los niños se aprontaban para golpear la piñata, los jóvenes y unos cuantos veteranos armaban un partido de futbol, mientras en las parrillas el asado se iba dorando y su olorcito nos recordaba que teníamos hambre.

Así el día fue deslizándose, fuimos recorriendo las mesas, conversando con todos, agradeciéndoles su presencia, preguntándoles cuáles eran sus intereses, necesidades, expectativas para una mejor integración de la comunidad uruguaya de Quebec y cada uno fue dejando sus opiniones en los formularios que le entregábamos.

Más tarde, en una pista de baile improvisada, el tango se hizo presente, y vimos bailar como los mejores rioplatenses a un grupo de amigos quebequenses que aman nuestra música ciudadana.
Y entre truco y tortas fritas, entre tango y recitados, entre rifas de lechón asado y vinos uruguayos transcurrió la tarde y cuando la noche ya se acercaba llego el Candombe y fue la alegría y la pasión, las risas de jóvenes y viejos, de hombres y mujeres vibrando juntos, sintiéndose HERMANOS!!!

Hoy, ya recuperada de tantas emociones, miro este cielo “que no es el cielo de mi patria” pero que es tan hermoso como él, miro este rio que no es “mi” rio pero que también es mío y me siento feliz. Me siento feliz de integrar la gran Nación Uruguaya que formamos TODOS, los que están dentro y los que estamos fuera de las fronteras de nuestro país.
Y me siento orgullosa de ser uruguaya y de sentir que “por mis venas no corre sangre, corre mi tierra”…VIVA URUGUAY!!!

Lilian Tort

Montreal, 27 de agosto de 2008